jueves

22 y menos


Cuando el día dice veintidós y el reloj se hace amigo del número siete, la gente se agrupa en motitas de algodón y comienza a flotar hasta llegar a Baquedano. Las voces chillonas, semi y no graves comienzan a subir rápidamente las escaleras hasta el cielo y bailan la ronda de San Miguel encima de las cabezas. El suelo se cansa de sostener tantos zapatos y el ruido es sonido agradable para los aburridos edificios. Los carteles con mensajes enojones vuelan encima de las manos titereteras y los cantos improvisados se hacen amigos de los amigos. Se avanza y se retrocede cada medio segundo y la noche se pone de acuerdo con las luces para que todo salga bonito. Cuando los pies avanzan apenas y las voces se alzan, las señoras gritan y el olor feo a cigarro se alza para hacer más fácil el camino. Los viejitos se hacen jóvenes y los jóvenes niños de jardín infantil con nombre tiernito. Los colores en la noche cobran un brillo bonito y las luces le sonríen a la gente que habla. Ahora, ahora, ahora quieren vida, y en la dictadura, mataban con la Dina. Y una niñita de unos cinco años a dos metros con trencitas grita algo que ni siquiera ella entiende. Adelante un niño alto del porte de un árbol da pasos eternos y grita con todas sus fuerzas. Se acaba la calle y no se acaban las fuerzas. Se acaba la calle y no se acaba el aire rico encima de la cara. Se acaba algo, pero no se acaba nada.





La gente sonríe.
El suelo se mueve sin pies.
Las sonrisas se extienden extensivamente.
Y el mirar hacia atrás de manera constante aburre.

8 comentarios:

Pretoriano dijo...

Lo que no me gusta de esto es que se transformó en una lucha política en donde ambos bandos no quieren escucharse y el punto de vista propio es el correcto y el del que está al frente vale hongo.

Píldora de mierda.

Escritor sin experiencia dijo...

Que bonita forma de contar sobre la marcha.

Ahora hay que ir a la caravana de las ballenas

Voknahelio dijo...

no deberia comentarte, porque el otro dia no me pescaste en msn cuando se me ocurrio esa ilustre, solemne, célebre y conspicua del cartel de buddy richards en la protesta :(
igual yo voy a hacer uno que diga Cecilia y la nueva ola :D
pero cuando haya protesta xD

Voknahelio dijo...

y qué tanta cuestión, para la otra me siento de espalda al televisor y me coloco ojos en la nuca xD

Sofía dijo...

Esto es increible, toca Zambayonny en La Trastienda
tenemos que ir !

http://zambayonny.wordpress.com/

Natalia dijo...

me gustó este texto, insisto cómo es que cada vez evolucionas más favorablemente.
Un abrazo enorme y me pregunto,
¿es tu hermana gemela también la de la historia de amorrrrr???
Qué sé yo, Facebook lo dijo.
:)

Señor Invisible Mudo dijo...

Fue genial la marcha, con sus gritos, sus cantos y mis corridas para explorar el frente de batalla.
saludos y abrazos (con cara de abrazo)!

Camila dijo...

genial!

espectacular forma de describirlo...

me gustan las marchas...hasta que llegan los pakiticos :S