viernes

Mia

Quiero una ciudad que suene a Chinoy, con aceras absolutas y con hojas quemadas en el suelo. Que me complete los oídos de un no sé que agradable, inconmensurable, increíblemente abstracto y absurdo. Plagada de oídos empapados de poesía armonizada y cariños incompletos.

Cariños incompletos.

Me gusta caminar por Los Leones. El otro día comprobé que es porque musicalmente es agradable. La calle en sí combina con todo tipo de canciones; con las melancólicas y que te llenan la garganta de nudos insoportables, con las alegres que te alivianan los zapatos, con las ridículas que te remueven las mejillas, con las mamonas que te hacen la sangre más espesa, con las absurdas que te congelan los pensamientos.

Me gusta porque hay más micros y autos que gente, y siento que la vereda es mía. Es mía, de mi música y de mis oídos. Es mía, de mis zapatos con polvo y de mis calcetines de duendes. Es mía, de mi nariz chata y de mis orejas diminutas. Es mía, porque yo la camino, es mía porque yo la pienso.


2 comentarios:

mjschd dijo...

que feo se lee que nadie se digne a escribir.
no se por que ahora estoy sonriendo, leerte siempre tiene ese efecto en mi. Y admito que leer que tienes las orejas chicas (y recordar la cara que pusiste cuando te lo dije) me hace reir.

Tambien me gustaba mucho Los Leones, ahora que lo pienso las calles grises de providencia tenian ese encanto.
me puse nostálgica.

un abrazo gigante

Lilian Alejandra T. dijo...

Hola me gustó mucho tu blog, pero no vi los vínculos para seguirte por blogspot o por google+ porfa agrégalos, así es más fácil ver cuando publicas, saludos ;)