lunes

Comamos perdices

¿Seamos felices, comamos perdices? Aunque haya que leer kilos de hojas mal fotocopiadas. Aunque tengamos que escribir en cuadernos cuadriculados. Saltemos en un pie y tomemos juguito de piña. Cantemos coros pegajosos que se nos adhieren al oído casi con chicle. Sentémonos a mirar los zapatos de las personas sin siquiera fijarnos en sus rostros. Riámosnos de lo que no hay que reírse, sólo por el hecho de ir en contra de la corriente. Cortemos flores para guardarlas en agendas de años anteriores. ¿Seamos felices, comamos perdices? Compremos dulces con sabor a frutilla y envolvamosnos de ese olor suave. Caminemos por pisos resbalosos. Miremos hacia el techo esperando encontrar mariposas. Abramos las ventanas para que se vaya todo lo malo, y cerremos las puertas con cuidado para que sólo entre lo que queramos. Recolectemos los lunares de la gente y guardémoslo en nuestra mente. Lloremos con un poema y sonriamos mientras lo leemos. Juguemos a combinar los colores en los ojos de las personas que nos rodean. Bailemos al ritmo del viento que cree jugar con nuestro pelo. Recolectemos lágrimas en frasquitos de cristal. ¿Seamos felices, comamos perdices? No volvamos nunca a la realidad, porque es de mal gusto. Hagámonos trenzas de lana azul y disfracémonos de mimos cuando tengamos pena. Andemos con la ropa arrugada y con los cordones desabrochados. No toleremos los calcetines blancos en nuestros pies Apaguemos todas las luces y encendamos sólo velas. Creamos que somos árboles. Inventemos palabras raras para que expresemos lo que nos pasa y nadie más lo entienda. Recojamos los taps de todas las latas de bebida, pero jamás de las de cerveza. Tomemos té de naranja y de limón. Compremos sólo sprite. No dejemos que fumen alrededor nuestro porque contamina la mirada. Andemos en metro sólo a las horas pares. No nos miremos en los espejos jamás ni miremos hacia abajo. Cantemos melodías sin sentido y sentémonos a esperar que alcancen cierta coherencia. Saquemos fotos en blanco y negro. Dibujemos arco iris aunque no haya llovido en meses. ¿Seamos felices, comamos perdices? Comprémonos helados con sabores combinables y caminemos pretendiendo que nadie choque con nosotros.





* Panda, de nuevo te robe fotos.
* Se acabaron las vacaciones. Comienza de nuevo el charquican



8 comentarios:

Pretoriano dijo...

En ese caso, te regalo mi lunar. Lo odio. Prometo sacármelo algun día si me alcanza la plata.

sauce llorón dijo...

esto es vroma: "hemos de recordar que los capricornianos han nacido como grandes caudillos y organizadores"

cejas_
eres una caudilla, quién dijo mandona??

me gusta el juguito de frambuesa =D y me gusta mirar los pies de las personas y
y?

y no te vai nunca cabrita! :B

PERO QUÉ FOTOS TAN HERMOSAS =)

Pumba dijo...

aún me tengo recuerdos de ti...

Buj@in dijo...

"No volvamos nunca a la realidad, porque es de mal gusto."

Lejos la mejor frase que he escuxado en mi vida xD

q bkn escribes

espero a q subas algo
para seguir leyendote ;)

pipe dijo...

los cordones no pueden estar "desabrochados" pq los cordones se amarran y deberían estar "desamarrados"...



la wea tonta xD

=(
perdón no sabía ke más escribir u.u

mi blog está con telarañas y no sé ke rellenar en el espacio en el ke tengo las noticias xD

Shin dijo...

leerte es leer tu esencia: una niña pequeña que juega y es feliz mientras cuenta una historia a algun mayor que la escucha atenta


froda, me haces tan feliz cuando te leo... es q me sonrìo a mi misma, recordando lo que ya casi olvidé de mi niñez y esos aromas y sentimientos vuelven fuertes

te quiero y no mueras con el charquicán =*

Humberto dijo...

Simplemente... comamos perdices!!!

Espero estés bien.

Besos sin tiempo

Sr. invisible dijo...

aaaaaaaaaaaahhh
eres como la canción que estoy escuchando!!!
Yoshimi Battles the Pink Robots, es como feliz nomás, o por lo menos me hace feliz.
men encanto que el texto tuviera ciclos, partió real, y despues fue despegandeose del suelo de poco y fue hermoso y despues volvió a la realidad de malgusto de a poquito.

Nos vemos dando vueltas por ahí.